Los peligros de adelgazar rápidamente

Hay innumerables dietas para adelgazar y muchas prometen una pérdida de peso rápido. Sin embargo, en general, estas dietas que buscan una rápida pérdida de peso han sido muy criticados por médicos y nutricionistas. Los motivos por los que este tipo de dietas no está bien visto es porque pueden suponer un riesgo para la salud y además se suele recuperar fácilmente los kilos perdidos.

Así, este tipo de dietas que se basan muchas veces en el ayuno o la supresión de gran parte de los alimentos pueden tener los siguientes efectos negativos sobre la salud.

Efectos negativos de las dietas rápidas

Deshidratación: Muchas dietas basan su efectividad en la pérdida de líquidos. Así uno puede tener la sensación de que ha perdido mucho peso en pocos días, pero realmente es agua lo que hemos perdido. Esto puede generar u npeligro de deshidratacion. Esto a su vez puede ser el origen de problemas cardiovasculares y renales. También podemos sufrir bajadas de la tensión arterial y problemas en la regulación de la temperatura de nuestro cuerpo.

Fatiga física: Consecuencia de la drástica reducción de alimentos y líquidos podemos tener una continua sensación de cansancio y fatiga.

Alteraciones del humor: Las restricciones de este tipo de dietas, junto con el cansancio físico que pueden provacar cambios continuos de humor, con momento en nos sintamos más abatidos o irascibles.

Riesgo de lesiones musculares: si reducimos muy repentinamente los alimentos y aumentamos la actividad física, podemos sufrir una reducción de nuestra masa muscular. Ello originará una debilitación de nuestros músculos aumentando las posibilidades de sufrir lesiones musculares al hacer ejercicio.

Debilitamiento de los huesos: igual que la falta de nuetrientes debilita nuestros músculos, también lo hará con nuestros huesos. Existen más posibilidades de sufrir una fractura cuando reducimos mucho los nutrientes.

Trastornos de la alimentación: este es uno de los mayores riesgos cuando realizamos una dieta muy drástica. Si ayunamos mucho o eliminamos gran parte de los alimentos como una obsesión para perder peso rápidamente podemos correr el riesgo de sufrir importantes trastornos de alimentación, como son la anorexia o la bulimia.

El efecto rebote: Las dietas rápidas suelen requerir un esfuerzo que no se puede llevar mucho tiempo por los efectos indicamos. Cuando se abandonan estas dietas se suelen recuperar muy pronto todos los kilos perdidos. Es lo que se llama efecto yo-yo o rebote.

Consejos frente a las dietas rápidas

Considerando los efectos negativos que sobre nuestro cuerpo pueden tener las dietas que prometen una reducción muy rápida de muchos kilos, debemos de ser cautos. La mejor manera de perder peso de una forma segura y saludable es mediante una dieta controlada por un especialista que implique una pérdida de peso lenta y constante. Las dietas más saludables son las que suponen una reeducación de los hábitos de vida en cuanto a la alimentación y el ejercicio físico se refiere.

Dejar un comentario